Desde que comenzó la pandemia aumentó la cantidad de personas con intención de residir en Uruguay. Argentina se llevó el protagonismo durante los dos años que pasaron porque desde allí llegó la mayor cantidad de inmigrantes: el 60% de los permisos de residencia que se solicitaron durante este período fueron de argentinos. 

Pero hay otro grupo de inmigrantes que también tomó relevancia y no precisamente por la pandemia: hace una década que los europeos eligen Uruguay para asentarse con propuestas de desarrollo.

Según datos de la Dirección Nacional de Migraciones, más de un millón de europeos visitaron el país en los últimos 10 años. “El mercado europeo existe hace tiempo”, sostuvo la abogada especialista en inmigración que se desempeña como gerente de la división de Residencia e Inmigración de Andersen Uruguay, Francesca Magno. La firma trabaja desde hace más de una década con clientes que arriban del Viejo Continente y, según Magno, durante este tiempo hubo momentos de mayor demanda que otros y estuvieron determinados —en su mayoría— por las situaciones políticas y económicas que signaron la coyuntura mundial. En este sentido, destacó que la invasión de Rusia a Ucrania fue un incentivo para que los europeos comenzaran a buscar nuevos destinos, y uno que se posicionó entre los favoritos fue Uruguay. 

Magno destacó una serie de motivos por los que los europeos deciden mudarse a Uruguay, entre ellos el beneficio fiscal que otorga el gobierno y la calidad de vida que permite el entorno uruguayo. Además, dijo que sus clientes valoran el tratamiento igualitario que existe entre uruguayos y foráneos, ya que les permite una rápida adaptación: “Todos los que llegaron en los últimos meses destacan lo bien que se sienten en Uruguay”.

Maldonado es el favorito de los europeos, que se instalan en la ciudad de Punta del Este —que cada vez ofrece más servicios durante todo el año, y posiciona al departamento como un lugar atractivo para los inmigrantes— o en sus alrededores más agrarios, como son José Ignacio, Garzón o Pueblo Edén. 

En relación a los países de origen de los inmigrantes, se destacan Alemania, Bélgica, Francia, Holanda, Inglaterra, Italia, Suecia y Suiza. También, en el último tiempo, llegaron personas de España, Polonia y República Checa.

Uruguay está captando distintos perfiles de inmigrantes, aunque hay uno que sobresale: el de personas que llegan tras haber finalizado su carrera laboral, con el objetivo de que sus próximos años de vida sean tranquilos.

“El país es espectacular para retirarse, por todo lo que ofrece”, señaló la gerenta de la división de residencia e inmigración de Andersen Uruguay. Magno resumió algunas de las cualidades del país que destacan los europeos: “Tiene excelente calidad de vida —porque hay mucha oferta de actividades culturales, también propuestas gastronómicas, entre otras—, excelente nivel de salud y mucha posibilidad de inversión con beneficios fiscales”. Generalmente, este perfil de inmigrantes se completa con personas que llegan solas o en pareja, y están interesadas en llevar a cabo proyectos en el país.

Hace poco tiempo también comenzó a crecer el número de europeos que se mudan al país aunque siguen trabajando y, además, empiezan a llegar personas en familia. “Se adaptan bien a Uruguay, y la ayuda de los colegios internacionales suma mucho”, señaló Magno.

La encargada del área de admisiones del International College de Punta del Este, Marcia Alves, contó que hace varios meses llegaron estudiantes de Bielorrusia, hace un mes y medio llegó una familia de origen alemán y ya está confirmado el ingreso de nuevos alumnos rusos, españoles y otros alemanes. “Los europeos están bastante preocupados por la crisis y la guerra”, afirmó Alves.

En relación al país como oportunidad de negocio, se genera una doble dinámica: “Personas que vienen a trabajar en empresas, y personas que vienen a invertir. Suceden las dos cosas simultáneamente”, sostuvo Magno. 

Según contó, muchos de sus clientes —sobre todo aquellos que eligen retirarse en Uruguay—, antes de instalarse en el país preguntan qué pueden hacer. En general les atraen las inversiones en el campo y en el Real Estate. También hay quienes llegan con propuestas del extranjero para implementar —por ejemplo, en la industria tecnológica— o compran empresas locales.

Fuente: El Observador.