El colegio International College, en Punta del Este, el estudio que ofrece asesoramiento integral en las áreas legal y tributario-contable, Andersen, y la firma inmobiliaria Covello International, registraron un salto en pedido de averiguaciones de argentinos

El sprint final llegó con sorpresa. Este domingo, Sergio Massa logró aumentar casi 8 puntos tras pasar de unos 5 millones de votos individuales en las PASO a cosechar casi 9.646.000 votos en las generales. Así, el ministro de Economía relevó al libertario Javier Milei a segundo puesto, pese a los pronósticos de la mayoría de las encuestas. Atravesado por un clima de alta expectativa, el resultado, según pudo saber LA NACION, disparó un pico de consultas de radicaciones, inversiones y hasta inscripciones en colegios de Uruguay de ciudadanos argentinos.

“Me escribieron tres familias argentinas que ni conozco a la 1 de la madrugada”, indicó Rolando Rozenblum, CEO del International College, en Punta del Este.

El número las familias que consultaron en 24 horas representaron más del 50% de las consultas mensuales en el colegio.

La reacción, advirtió el empresario, no es llamativa y se alinea con respuestas de contextos similares. “Es sintomático”, definió. La casa de estudios esteña que conduce el empresario representa un foco neurálgico para familias argentinas. El 35 por ciento de los alumnos son hijos de familias que emigraron a Uruguay en los últimos años, sobre todo motorizados durante la pandemia del coronavirus. Las elecciones, sin embargo, han sido un disparador en las últimas semanas. “Y se espera un incremento importante”, señaló.

Rozenblum, que además es presidente de la Cámara Empresarial de Maldonado y fundador de la plataforma Viví en Punta, aseguró que hay muchos “inquietos” por invertir. “Hay un goteo constante de argentinos por las informaciones que se suceden constantemente, y principalmente en las últimas dos o tres semanas”, apuntó, y agregó: “Lo que se siente en la cámara empresarial es que hay muchos de una nueva generación. Hace 15 años, Punta del Este era conocido por tierra de herederos y jubilados; luego de la pandemia, eso se transformó. Ahora están viniendo los inquietos, aquellos empresarios que tienen la voluntad de invertir y tomar riesgo, y eso es muy bueno para Uruguay, porque el PBI crece con esa gente”.

La tendencia alcista en consultas post-electorales se replicó también en el estudio Andersen, una firma que ofrece asesoramiento integral en las áreas legal y tributario-contable. “Se quintuplicaron el número de consultas”, informó Juan Federico Fischer, socio gerente de Andersen, en diálogo con LA NACION. “Desde el lunes por la mañana hemos visto un salto grande sobre radicación, inversión y refugio de capitales en Uruguay. Nos recuerda a lo que se vivió después del ballottage, en 2019, cuando de golpe hubo un impacto muy grande y una preocupación masiva”, indicó.

Según datos de la Intendencia de Maldonado de principios de este año, de los 220.000 habitantes que hay en el departamento de Maldonado, 25.000 son argentinos. Fischer definió que los principales interesados en echar raíces en tierra charrúa son empresarios de alto poder adquisitivo o profesionales consagrados.

Imán para extranjeros

El boom de argentinos en Uruguay ha sido una constante desde 2020, año en que hubo un impactante salto en las solicitudes de residencia con respecto a los anteriores. ¿Los motivos? “Hace cuatro años, durante la última elección hubo una gran cantidad de argentinos que decidieron radicarse en Uruguay. La diferencia hoy es que está la nueva normativa de residencia fiscal, que es muy ventajosa”, señaló Fischer.

En 2020, Uruguay estableció una legislación — indicó Fischer- que lo convirtió en un especial atractivo para extranjeros, con dos aristas clave. “Si alguien viene al Uruguay, sus ingresos generados en el mundo tienen exoneración impositiva por diez años”, destacó el socio de Andersen, y agregó: “Además, hay muchas modalidades para convertirse en residente fiscal, una de las más simples y populares es invertir es un inmueble de US$500.000 y vivir en Uruguay por 60 días al año”.

Ese contexto parece prometedor para quienes ya tenían interés en Uruguay para asentar su vida y sus negocios. En el último año, el caudal de clientes argentinos que llegaron a la firma internacional rondó “varias docenas por mes”, pero Andersen estima que esa cifra podría aumentar significativamente. “Anticipo que en los próximos meses eso se puede triplicar”, sostuvo Fischer.

Solo el último año, se iniciaron 7209 trámites de residencia argentinos, quienes en su mayoría se instalaron en Montevideo, en Ciudad de la Costa y en Maldonado. La cifra se suma así al récord de 2021, cuando se solicitaron más de 12 mil residencias.

Alejandra Covello, directora de la firma inmobiliaria Covello International, también alertó sobre una tendencia alcista en las consultas de argentinos después de los comicios. El interés en propiedades -sobre todo en departamentos en Punta del Este y Montevideo, pero también en campos- se incrementó en las últimas horas, incluso en quienes buscan alquileres para la próxima temporada de verano.

“Es atípico la cantidad de gente que se concentró en consultas. Los alquileres, sobre todo los más caros, están todos tomados”, aseguró Covello, en una charla con este medio, y agregó: “Me sorprende muchísimo la cantidad de pedidos de alquileres, y otro tanto de gente que busca comprar para una opción afuera, en Uruguay”.

La experta en propiedades destacó que si bien se disparó el contacto de argentinos, las solicitudes “ya venían candentes”. “Sin dudas, el que no esté conforme o enojado con la elección va a tener Uruguay como primera alternativa de inversión por la cercanía, por la seguridad jurídica y porque la rentabilidad son muy buenas. Esas tres cosas pesan. Eso pasó ya empezó en 2019, cuando empezó una movida muy importante de argentinos hacia Uruguay”, dijo.

Y concluyó: “Es un parte de la pirámide muy pequeña, pero que a la vez hace al mercado de Punta del Este, que es un mercado muy exclusivo, de alta gama, y los productos también lo son.

Domitila Dellacha : LA NACION