El panorama político mundial vive un momento agitado, de incertidumbre y relocalización de capitales, que salen en busca de mercados más seguros y estables. En ese contexto, Uruguay emerge como un faro dentro de la región, con oportunidades de inversión y crecimiento. El negocio inmobiliario es un claro ejemplo de esa tendencia.

-¿Nota cambios en cuanto a la demanda?

– Por los cuatro mercados que manejamos, que son Carmelo, Colonia, Punta del Este y Montevideo, hay interés. Desde hace cinco años que es sostenido el incremento y en los últimos tiempos, con la pandemia, aumentó aún más la cantidad de argentinos, principalmente, que buscan residencia principal o segunda residencia en Uruguay. Pero no solo ellos, también hemos “importado” chilenos, peruanos y de otras nacionalidades.

-¿Cómo visualiza el panorama a nivel del marco legal o de las facilidades para este tipo de negocios?

-Uruguay es un mercado seguro y tiene una política económica sostenida en ese sentido. En los últimos tiempos, con la LUC, que aprobó la residencia fiscal y posibilitó, nuevamente, las transacciones en efectivo hasta cierto monto, se dio otro paso más. Además, el país brinda a extranjeros la posibilidad de abrir cuentas bancarias y tomar créditos, lo que para el negocio inmobiliario es muy importante.

-¿Qué avisora para la temporada que está a punto de iniciarse?

-Ahí está la luz amarilla, digamos. Uruguay está muy caro en dólares para la región, así que no habría que apresurarse con el tema precios y valores. El turismo puede verse afectado fuertemente. Hay una diferencia cambiaria muy grande. Yo aconsejaría no subirse rápido a una tendencia al alza en precios porque la temporada podría verse afectada.

-¿Cómo se manifiesta este “boom” de argentinos en Uruguay?

-En Maldonado hay 25.000 familias nuevas viviendo. Esto ha repercutido positivamente en otros ámbitos como la educación y la salud. Nosotros trabajamos también la modalidad de “compra cruzada”; es decir, hacemos la venta en Argentina y luego la compra en Uruguay. Es importante estar asesorado con profesionales porque los marcos legales no son iguales en uno y otro país.

-¿Hay mercado también para los uruguayos interesados en propiedades en Buenos Aires?

-Esto está pasando también. Hemos trabajado para uruguayos que acceden a unidades en Buenos Aires a precios que antes eran inalcanzables. Hay uruguayos que están yendo a comprar propiedades que toda la vida soñaron y que hoy tienen un valor más accesible en dólares. Se trata, por lo general, de apartamentos chicos, muy bien ubicados, para profesionales que van y vienen por motivos laborales.

-El gobierno encabezado por Luis Lacalle Pou ha impulsado medidas de fomento para la radicación de argentinos en Uruguay. ¿Cree que se podrían tomar medidas adicionales en ese sentido? ¿Cuáles?

-El presidente ha leído muy bien la realidad de la región y parece muy consciente de la oportunidad que se abre para Uruguay. El país está en paz y lejos de las políticas inflacionarias. Desde lo legal, creo que las facilidades están. Yo pondría mucho hincapié en recuperar la conectividad. Hay muy pocos aviones llegando a Uruguay y no hay vuelos directos a casi ningún lugar. Habría que buscar soluciones a este problema, que es anterior a la pandemia.

-Varios famosos, con Susana Giménez a la cabeza, están radicados en Uruguay. ¿Continúa esa tendencia?

-Sí. Nosotros hemos trabajado para varios. A Natalia Oreiro le vendimos su propiedad en Carmelo. La casa de Susana (La tertulia) también la tuvimos a la venta. Ahora Oreiro está construyendo en Punta Ballena. También trabajamos con Benjamín Vicuña, que compró en Carmelo. Pero más allá de las celebridades del espectáculo, hay personalidades de muchos rubros que buscan propiedades en Uruguay.

Fuente: El País.