Punta del Este volvió a ser uno de los destinos turísticos preferidos por el público argentino de alto poder adquisitivo, con cientos de acuerdos de alquileres para ir a veranear para fin de año y quedarse a pasar enero en el arranque de 2023.

Según datos de la última semana de noviembre, los alquileres ya superaron el 75% y los precios en dólares solo variaron un 10% en comparación con la temporada anterior. Llegar hasta el selecto destino este año saldrá casi el doble para los argentinos que no tengan una propiedad si se convierten a pesos los valores en dólares, aunque esta situación no ha sido impedimento para que las inmobiliarias que operan allí hayan confirmado gran cantidad de contratos con turistas de la otra orilla.

Alejandra Covello, especialista del mercado inmobiliario de Punta del Este, comentó a Infobae: “Tuvimos una gran respuesta del público que elige este lugar para veranear. Estamos en presencia de una temporada muy fuerte. Los alquileres de alta gama tuvieron mayor respuesta hasta la primera quincena de enero y los de mediana gama por todo enero. Por ahora viene más lento febrero con un 20% de ocupación confirmada”.

Hay demanda para cada zona, siempre dependiendo del target. En departamentos, los puntos más elegidos son los próximos a las playas La Brava y La Mansa, otros que no desean usar mucho el auto eligen la península y la Avenida Roosevelt. Mientras que los turistas más selectivos y de mejor poder adquisitivo eligen José Ignacio y sus cercanías, a 30 minutos del centro esteño.

Además de los argentinos, eligen la ciudad los turistas de Brasil, Chile y de algunos países europeos como Italia, España y Francia. Expertos del sector advirtieron que hasta la temporada anterior se privilegiaban las viviendas amplias por temor de la pandemia; pero esta temporada se equilibró la demanda con el pedido de departamentos ubicados en edificios con amenities y servicios de mucama similares a los de un hotel.

“Las áreas comunes aportan soluciones para descansar y son prácticas para los días que no se desea ir a la playa, donde los turistas pueden entrenar fuerte o recibir amigos en un parrillero donde luego de la comida ni siquiera deben lavar los platos porque todo está incluido dentro del servicio y estipulado por el contrato del alquiler”, detalló Covello.

Las nuevas torres de alta gama como Fendi Château, Surfside, Tiburón, hasta cuentan con restaurantes. En la primera hasta hay un consultorio odontológico. Las canchas de tenis y fútbol también son protagonistas como las existentes en el proyecto Aquarela. Y las actividades deportivas organizadas para niños y adolescentes con profesores permiten que los menores disfruten de la estadía en Punta del Este.

Los departamentos muy bien ubicados con amenities de lujo y cerca de la playa con dos ambientes se alquilan en el orden de los USD 6000 por enero; los de tres ambientes en USD 8000. Los de cuatro ambientes dependiendo del metraje y del equipamiento pueden variar entre USD 16.000 y USD 40.000 por enero.

Las casas de cuatro ambientes y más próximas al mar pueden variar entre USD 12.000 y USD 40.000 por todo enero. También depende de qué servicios ofrezcan.

Solo las inmobiliarias autorizadas  pueden redactar contratos de alquileres solo pueden hacerlos las inmobiliarias autorizadas por el Ministerio de Turismo de Uruguay (Mintur). “A través de las inmobiliarias los contratos son más seguros, bancarizados, pueden ser con tarjeta y son sanos para que la persona o familia pueda disfrutar de unas felices vacaciones”, amplió Covello.

En Punta del Este también recomiendan ser precavidos a la hora de hacer un acuerdo entre partes para una vivienda que se destinará a las vacaciones de verano. Por lo general, en esta ciudad el pago del alquiler se cancela en su totalidad antes de que el inquilino ingrese al inmueble y es poco habitual requerir un depósito de garantía. 

Fuente: Infobae.