Gabriel Souto, Gerente de Banca Preferencial de HSBC, asegura que hay un creciente interés mostrado por extranjeros para radicarse en Punta del Este, esto llevó a que el banco pensara en productos especiales, enfocados en el perfil y las exigencias de estos clientes.

Es así que los extranjeros que tomaron la decisión de invertir y vivir en Punta tienen la posibilidad, a través de HSBC, de acceder a la apertura de una cuenta bancaria sin tener la necesidad de haber tocado piso uruguayo, o acceder a un crédito hipotecario para proyectar su nuevo hogar cerca del mar.

De dónde provienen los clientes y cuáles son los productos que éstos más demandan, son algunas de las dudas que Souto despeja a continuación.

– ¿Cómo ve el desarrollo de Punta del Este como ciudad para vivir todo el año?

– Según nos han comentado varios desarrolladores de la región, Punta del Este es una de las ciudades de mayor crecimiento poblacional en las últimas décadas y esto se acentuó en los últimos tres años.

– ¿Esto es una consecuencia de la pandemia?

– Por el origen de los que vinieron primero, sí. En su mayoría, se trata de clientes que decidieron cambiar sus vidas en Buenos Aires y Montevideo, para instalarse en Punta del Este. Por eso, para HSCB, esta ciudad se convirtió en uno de los principales focos de negocio en Uruguay. Un ejemplo claro de lo que estamos haciendo es la mudanza de la sucursal a un nuevo local. Y aún con varios desafíos por delante, Punta del Este está cambiando y el banco acompaña ese desarrollo que se ve en otros rubros, como salud, educación y otros servicios en el que se percibe el esfuerzo de público-privado para continuar con la transformación. Si vemos hacia atrás, hay cambios enormes, todo esto impulsado con la generación de empleo calificado y la demanda de empresas nuevas que se han asentado en la ciudad con incentivos, como la apertura de zonas francas. 

– ¿Qué nacionalidades, además de los argentinos, se han acercado al banco para abrir una cuenta?

– Los argentinos son los principales, después lo siguen los brasileños, y desde hace un tiempo hemos recibido un buen número chilenos, algo que nos ha sorprendido gratamente. Siempre existe, además, la casuística de norteamericanos y europeos que en menor proporción llegan en búsqueda de propiedades de alto valor, sobre todo al otro lado del puente de La Barra (Manantiales, El Chorro y José Ignacio, fundamentalmente).

– ¿Qué impacto tuvo el conflicto en Ucrania? 

– Con la guerra tan cerca en su continente, los europeos valoran mucho la tranquilidad que les brinda Punta del Este. Para todo ese perfil de clientes, un banco a nivel global como es HSBC puede brindar servicios de primer nivel y se hace fuerte en este corredor de nuevos residentes que vienen a vivir e invertir.

– ¿Cómo se ha aggiornado HSBC a estas nuevas tendencias de inmigración?

– El principal cambio es poder ofrecerle a extranjeros la posibilidad de apertura de cuenta 100% digital, a distancia, sin necesidad de entrar al país ni ingresar a una sucursal bancaria para firmar documentos. Lo hemos puesto a disposición, fundamentalmente de argentinos y chilenos, y hemos tenido muy buena repercusión. Asociado a esto, desarrollamos productos para créditos hipotecarios pensados también para extranjeros. Este es un producto innovador, y ha tenido muy buena recepción, en particular, de argentinos en cuyo país no es común tener acceso a un crédito hipotecario. Acá llegan a Uruguay y sí pueden hacerlo obteniendo un crédito a tasa fija en dólares a 15 años. 

– ¿Cuáles son los productos más solicitados?

– Los más demandados son las cajas de ahorro multimoneda en pesos, dólares, euros y cualquiera de las principales monedas del mundo. Y todo lo que tenga que ver con productos de inversión. Los clientes extranjeros tienen una propensión a invertir en Uruguay por tener una cultura financiera distinta y tienden a hacerlo en activos tradicionales como bonos, acciones y fondos de inversión. En los últimos años, eso se refleja en todo lo que tiene que ver con hipotecas para compra de viviendas, segunda vivienda y compra de lotes para construcción.